Trastorno Afectivo Estacional

Trastorno Afectivo Estacional: Cambios en la expresión facial asociados con las estaciones, como un aspecto más apagado o triste durante los meses de invierno.

Título de la obra
Trastorno Afectivo Estacional
Técnica
Arte digital, Arte generativo
Impresión
Pigmentos Fine Art
Papel
Fuji Crystal Archive DP II
Acabado
Brillo
Formato
Cuadrado
Dimensiones
100 cm x 100 cm
Piezas
Una pieza
Montaje
Metacrilato + Copia fotográfica + Aluminio DIbond de 3 mm
Soporte
Metacrilato 4 mm
Sujeción
Rieles de aluminio
Marco
Si
Tipo de marco
Slimline
Año
2023
Empaquetado
En caja de cartón reforzada

Trastorno Afectivo Estacional

El Trastorno Afectivo Estacional (TAE), también conocido como depresión estacional, es una forma de depresión que ocurre en ciertas épocas del año, generalmente en los meses de invierno, aunque en casos menos comunes puede presentarse en verano. Se cree que está relacionado con la variación estacional de la luz, afectando los ritmos circadianos y desequilibrando los niveles de serotonina y melatonina en el cerebro, que influyen en el sueño y el estado de ánimo.

Los síntomas del TAE pueden incluir tristeza, falta de energía, irritabilidad, problemas de sueño, cambios en el apetito o el peso, dificultad de concentración, y en casos severos, pensamientos de muerte o suicidio. Estos síntomas tienden a ser temporales y remiten con la llegada de las estaciones más luminosas.

El diagnóstico se basa en la historia clínica y la recurrencia de los episodios en un patrón estacional. Las opciones de tratamiento incluyen terapia de luz, donde los pacientes se exponen a una luz artificial intensa para compensar la falta de luz solar, además de la psicoterapia, los medicamentos antidepresivos y cambios en el estilo de vida, como incrementar la exposición a la luz natural y la actividad física. Es fundamental la evaluación y el manejo por parte de profesionales de la salud mental para un tratamiento adecuado.

Reflexiones del autor

Como el artista detrás de “Trastorno Afectivo Estacional”, esta obra pretende sumergir al espectador en el cambio dinámico de emociones que experimentan quienes sufren de este trastorno. La gama de colores contrastantes representa la oscilación entre los estados de ánimo: los tonos cálidos contra los fríos reflejan la transición de las estaciones y su impacto en el ánimo. La mirada fija y directa busca conectarse con el observador, transmitiendo una profundidad que va más allá de los cambios superficiales, hacia el núcleo de la experiencia humana.

Consejos de decoración

Para integrar la imagen “Trastorno afectivo estacional” en la decoración:

Espacio de vivienda: Ideal para ambientes con luz natural que complementen los tonos de la obra. Los colores de las paredes deben ser neutros para que los colores de la imagen destaquen sin competir.

Consultorio psicológico o de bienestar: En un marco simple, la fotografía puede servir como punto de partida para conversaciones sobre el bienestar emocional, especialmente en lugares donde la luz natural es limitada.

Oficina o área de trabajo: Acompañar con accesorios de colores sólidos que resalten sin sobrecargar, y colocarla donde pueda inspirar y revitalizar el espacio de trabajo.

En cualquier entorno, es esencial mantener un equilibrio visual que respete la expresividad de la imagen y fomente una atmósfera acogedora y reflexiva.