Escaleras de tonos azules

450,00 Impuestos no incluidos

Al capturar esta fotografía en Chefchauen, Marruecos, me embargó una profunda sensación de serenidad y asombro. Las escaleras pintadas en tonos azules, ascendiendo hacia la entrada de una vivienda, parecían una invitación a descubrir un rincón escondido y mágico. La armonía de los colores y la simplicidad del entorno me recordaron la belleza que se encuentra en los detalles más sencillos. Sentí una conexión íntima con el lugar, donde cada peldaño me llevaba a un nuevo descubrimiento, y cada sombra y rayo de luz añadían una capa de misterio y encanto.

Título de la obra
Escaleras de tonos azules
Edición Limitada
Si
Edición numerada
Si
Tirada
5
Certificado de autenticidad
Si
Técnica
Fotografía digital
Impresión
Directa sobre aluminio Dibond
Formato
Vertical
Dimensiones
30 x 45 x 0.3 cm
Piezas
Una pieza
Soporte
Aluminio Dibond
Sujeción
Bastidor de aluminio
Año
2017
Empaquetado
En caja de cartón reforzada
Categoría:

Descripción

La obra “Escaleras de Tonos Azules” es una exploración visual que captura la esencia poética y monocromática de Chefchauen. La imagen nos invita a ascender por una serie de escalones, cada uno pintado con el azul característico de la ciudad, ofreciendo un camino que parece elevarnos hacia una experiencia casi celestial.

La textura y el desgaste de los peldaños cuentan historias de paso y tiempo, mientras que el encuadre ajustado y la perspectiva enfocan nuestra atención en la simplicidad y la belleza de la forma. Este pasaje, bañado en azul, nos habla del ritmo de la vida en Chefchauen, una danza entre luz, sombra y color.

Con “Escaleras de Tonos Azules”, busco capturar más que un simple trayecto físico; es un viaje sensorial y cromático que evoca la tranquilidad y la meditativa atmósfera de esta ciudad encantada por el azul.

Escalera de Azules

Escalera azul que sube,
a la entrada de un hogar,
donde el cielo se insinúa,
en su calma, sin lugar.

Peldaños de un sueño eterno,
pintados de mar y cielo,
cada paso es un anhelo,
hacia un rincón interno.

Las paredes, en su abrazo,
guardan secretos antiguos,
de risas, de amor y amigos,
en el azul de su lazo.

La luz juega en las esquinas,
pinta sombras en su canto,
y en su danzar, desencanto,
se transforma en suaves finas.

Escalera que conduce,
a los cielos de este suelo,
donde el azul es consuelo,
y el corazón se traduce.

Paso a paso, el alma sube,
buscando en cada recodo,
el eco de un tiempo todo,
que en su azul se insinúa y cubre.

Chefchauen, rincón sereno,
donde la vida es un arte,
y en cada azul de tu parte,
hallo un reflejo terreno.

Escalera de azules tonos,
que en su ascenso me llama,
a un mundo que se derrama,
en susurros y entronos.

Y en tu quietud, Chefchauen,
mi alma encuentra su voz,
en cada escalón, un adiós,
en cada paso, un renueven.