Entre casas

450,00 Impuestos no incluidos

Al capturar esta fotografía en Chefchauen, Marruecos, me invadió una sensación de paz y fascinación. Las estrechas calles empedradas, flanqueadas por las icónicas paredes azules, me transportaron a un mundo de ensueño. Cada casa, con sus puertas y ventanas únicas, parecía contar una historia diferente. La luz del sol filtrándose entre las edificaciones creaba un juego de sombras que añadía profundidad y misterio al escenario. Me sentí profundamente conectado con la esencia de Chefchauen, un lugar donde la belleza reside en los detalles más simples y cotidianos.

Título de la obra
Entre casas
Edición Limitada
Si
Edición numerada
Si
Tirada
5
Certificado de autenticidad
Si
Técnica
Fotografía digital
Impresión
Directa sobre aluminio Dibond
Formato
Vertical
Dimensiones
30 x 45 x 0.3 cm
Piezas
Una pieza
Soporte
Aluminio Dibond
Sujeción
Bastidor de aluminio
Año
2017
Empaquetado
En caja de cartón reforzada
Categoría:

Descripción

La fotografía “Entre Casas” nos sumerge en un pasaje característico de Chefchauen. Bajo un techo de vigas de madera que cuenta historias de antigüedad y refugio, la vista se extiende por un angosto callejón bañado en los tonos azules que definen a esta ciudad. Al fondo, la presencia de una persona añade escala humana a la escena y sugiere la vida que palpita detrás de las paredes encaladas.

Esta imagen es una oda a la textura y al color: las rugosas vigas de madera que cruzan el techo contrastan con la suavidad de las paredes pintadas. La perspectiva invita a caminar por este pasillo, a sentir su frescura y a descubrir los secretos que aguardan en cada recoveco.

Con “Entre Casas”, he capturado la esencia de la arquitectura de Chefchauen, su función como pasadizo y como espacio de encuentro, brindando un vistazo a la interconexión de la vida y la arquitectura en esta ciudad tejida en azul.

Entre Casas Azules

Entre casas, calle estrecha,
en Chefchauen, azul reina,
donde el sol su luz despeña,
y la sombra se despecha.

Muros de cielo pintados,
con sus puertas de misterio,
guardan en su cautiverio,
secretos nunca contados.

Ventanas que al mundo asoman,
con sus rejas y macetas,
donde flores y profetas,
en sus sueños se desploman.

El empedrado camino,
guarda huellas de mil pasos,
de risas, llantos y abrazos,
de un ayer que es peregrino.

El azul, paz infinita,
abraza cada rincón,
y en su sereno canción,
cada alma resucita.

Las casas, en su silencio,
cantan viejas melodías,
de tardes y de agonías,
de un tiempo que es un lienzo.

Chefchauen, rincón de encanto,
donde el pasado y el hoy,
en sus muros hacen nido,
y el azul teje su manto.

Entre casas, calle estrecha,
mi alma halla su consuelo,
en el azul de tu cielo,
donde el corazón se abrocha.

Y en cada puerta cerrada,
sueños de un mundo interior,
donde el azul, en su ardor,
guarda la vida sagrada.