Conversando con la vecina

450,00 Impuestos no incluidos

Al capturar esta fotografía en Chefchauen, Marruecos, me encontré profundamente conmovido por la simplicidad y autenticidad del momento. Dos mujeres, en una tranquila conversación, se apoyaban contra las paredes azules características de la ciudad. El ambiente sereno y el cálido intercambio entre vecinas me transmitieron una sensación de comunidad y calidez humana. La luz del sol iluminaba suavemente sus rostros y los detalles arquitectónicos, resaltando la belleza cotidiana que a menudo pasa desapercibida. Este instante me recordó la importancia de las conexiones humanas y la riqueza de las pequeñas interacciones diarias.

Título de la obra
Conversando con la vecina
Edición Limitada
Si
Edición numerada
Si
Tirada
5
Certificado de autenticidad
Si
Técnica
Fotografía digital
Impresión
Directa sobre aluminio Dibond
Formato
Vertical
Dimensiones
30 x 45 x 0.3 cm
Piezas
Una pieza
Soporte
Aluminio Dibond
Sujeción
Bastidor de aluminio
Año
2017
Empaquetado
En caja de cartón reforzada
Categoría:

Descripción

“Conversando con la Vecina” es una fotografía que captura un momento cotidiano en las evocadoras calles de Chefchauen. En esta escena, vemos a una mujer de pie en una esquina, su silueta delineada contra la vibrante paleta de azules que adornan las paredes de la ciudad. Vestida en ropas tradicionales que se mezclan y resaltan entre los tonos del entorno, parece estar en medio de una conversación, tal vez intercambiando las últimas noticias con una vecina no vista.

La imagen es rica en texturas y colores, y ofrece una ventana hacia la vida diaria en este rincón del mundo. Es un recordatorio de las pequeñas interacciones que tejen la red de una comunidad, momentos fugaces pero fundamentales para el tejido social de Chefchauen.

Con “Conversando con la Vecina”, busco capturar la intimidad y la familiaridad de la vida urbana, destacando la belleza en las interacciones humanas más simples y cotidianas.

Conversando con la Vecina

Bajo el cielo de Chefchauen,
dos mujeres, en su esquina,
conversan con voz divina,
donde el azul nunca aplauden.

Las paredes, azuladas,
testigos de confidencias,
guardan en sus transparencias,
risas y vidas pausadas.

El sol juega entre sus rostros,
pinta sombras, traza líneas,
y en sus miradas se enciman,
recuerdos de días nuestros.

La vecina cuenta historias,
de tiempos que ya pasaron,
de sueños que aún quedaron,
en la luz de sus memorias.

La otra escucha, asiente,
compañera en la jornada,
con su voz acompasada,
en el azul se consiente.

Chefchauen, rincón sereno,
donde la vida se enlaza,
cada rincón es la casa,
de un amor dulce y ameno.

El aire lleva susurros,
de secretos compartidos,
de momentos bien vividos,
en esos días conocidos.

Bajo el cielo, en la esquina,
donde el azul es consuelo,
dos mujeres, en su duelo,
hallan paz y medicina.

Conversando con la vecina,
en Chefchauen, el azul canta,
la vida misma levanta,
su copa clara y divina.