Armonía

450,00 Impuestos no incluidos

Frente a la maravillosa estampa de Chefchauen, mi corazón se llena de una serenidad inexplicable. El azul omnipresente de las casas, como un manto celestial, envuelve la ciudad en un abrazo de calma y tranquilidad. Al mirar a través del objetivo, siento que cada rincón de este lugar cuenta una historia de paz y armonía, una sinfonía de tonos azules que reflejan la serenidad de los sueños más profundos.

El sol, con su luz dorada, acaricia suavemente las fachadas, creando un juego de sombras y brillos que danzan ante mis ojos. Me siento como un testigo privilegiado de una escena mágica, donde la naturaleza y la arquitectura se fusionan en un equilibrio perfecto. Cada click de la cámara es una oda a esta tranquilidad, una captura de la esencia misma de la serenidad. Chefchauen, con su belleza única, me invita a detener el tiempo y sumergirme en su paz infinita.

Título de la obra
Armonía
Edición Limitada
Si
Edición numerada
Si
Tirada
5
Certificado de autenticidad
Si
Técnica
Fotografía digital
Impresión
Directa sobre aluminio Dibond
Formato
Horizontal
Dimensiones
45 x 30 x 0.3 cm
Piezas
Una pieza
Soporte
Aluminio Dibond
Sujeción
Bastidor de aluminio
Año
2017
Empaquetado
En caja de cartón reforzada
Categoría:

Descripción

En esta fotografía, capturé un fragmento de la esencia de Chefchauen, la ciudad conocida por su singular cromatismo. Se trata de una serie de peldaños de escalera, pintados en una gama de azules que reflejan el cielo y el mar. No hay detalles arquitectónicos grandiosos aquí, solo la simpleza de los pasos ascendentes y la pared que los acompaña, ambos bañados en la tranquilidad de este tono frío y sereno.

El juego de luz y sombra sobre las texturas desgastadas por el tiempo crea una dimensión adicional, casi como una pintura abstracta. La composición es minimalista, pero la historia que cuenta es rica en matices: cada mancha, cada grieta en la pintura tiene su propio cuento, su propio lugar en la tapeztría de Chefchauen.

Esta imagen es un testimonio de mi exploración por las calles de la ciudad, una invitación para el espectador a mirar más allá de lo obvio y encontrar belleza en la simplicidad. Con esta fotografía, quiero transmitir la paz que se siente al caminar por Chefchauen, un sentimiento que espero se pueda experimentar al contemplar estos peldaños.

Azul Sereno

Poseía inspirada por la fotografía

En las colinas de Chefchauen, un azul profundo
pinta sueños en cada rincón del mundo.
Casas celestes, como joyas al sol,
resplandecen con un antiguo resplandor.

Sus muros, bañados en tonos serenos,
cuentan historias de tiempos amenos.
En cada esquina, un susurro de paz,
una invitación a la quietud y solaz.

Las calles, laberintos de sombras y luz,
nos guían por caminos donde el alma reluce.
Puertas y ventanas, abiertas al cielo,
revelan secretos en su quieto desvelo.

La brisa, suave mensajera de historias,
acaricia las fachadas, murmura memorias.
Entre arcos y fuentes, la vida discurre,
en un baile de colores que el corazón aburre.

Los niños juegan, sus risas resuenan,
como ecos de un paraíso donde los sueños llenan.
El mercado, bullicio de voces y cantos,
ofrece aromas, sabores y encantos.

En la caída del día, un manto dorado
viste a Chefchauen con su toque dorado.
Las estrellas emergen, brillando sin fin,
sobre el azul que todo lo cubre, sutil y sin fin.

Así, en este rincón de Marruecos querido,
Chefchauen nos habla de un amor vivido.
Entre el cielo y la tierra, en su abrazo azul,
hallamos un refugio, eterno y sutil.