Parallel Shadows

2.500,00 Impuestos no incluidos

Esta obra es una exploración de la simetría y la abstracción. Capturé el reflejo de un paisaje urbano en el agua, buscando cómo las sombras y las luces interactúan para crear un patrón armonioso. Los reflejos de las estructuras se extienden verticalmente, transformándose en formas casi geométricas. La variación de tonos verdes y grises agrega una sensación de profundidad y textura, mientras que las líneas onduladas del agua introducen un elemento de movimiento y fluidez.

La composición de la imagen es intencionalmente minimalista, destacando la belleza en lo simple y lo cotidiano. Quise que el espectador se detuviera y observara los detalles, descubriendo cómo la luz y el agua pueden transformar un escenario común en una obra de arte visualmente intrigante. La fotografía invita a una reflexión sobre la manera en que percibimos nuestro entorno y cómo pequeños cambios en la perspectiva pueden revelar nuevas formas de belleza.

Título de la obra
Parallel Shadows
Edición Limitada
Si
Edición numerada
Si
Tirada
4
Certificado de autenticidad
Si
Técnica
Fotografía digital
Impresión
Directa sobre aluminio Dibond
Formato
Horizontal
Dimensiones
75 cm x 50 cm x 0,3 cm
Piezas
Una pieza
Soporte
Aluminio Dibond
Sujeción
Bastidor de aluminio
Año
2019
Empaquetado
En caja de cartón reforzada
Categoría:

El Eco de los Secretos

Relato inspirado por la fotografía.

En una ciudad donde el tiempo parecía detenerse cada atardecer, Helena descubrió un rincón mágico que solo se revelaba a los ojos curiosos. Caminaba por un antiguo pasaje, cuando notó un estanque olvidado, cuyas aguas reflejaban el mundo de una manera peculiar. En lugar de ver simplemente el entorno, Helena percibió sombras paralelas, figuras alargadas que parecían contar historias de otro tiempo.

Intrigada, se acercó al borde del estanque, observando cómo las sombras se movían con una vida propia. Era como si cada figura en el reflejo estuviera atrapada en un ciclo interminable de repetición, ecos de secretos que habían sido susurrados siglos atrás. Una de las sombras, más nítida que las demás, llamó su atención. Era la figura de una mujer, con una silueta familiar pero borrosa, que parecía estar esperando algo o alguien.

Helena sintió una conexión inexplicable con esa figura. Cerró los ojos y dejó que su mente viajara, sintiendo cómo el tiempo y el espacio se difuminaban. De repente, se encontró en un lugar diferente, una versión de la ciudad bañada en luces suaves y sombras profundas. Las figuras del reflejo ahora caminaban a su alrededor, cada una llevando un fragmento de una historia olvidada.

La mujer de la sombra se le acercó, y con una voz suave, le dijo: “Somos los ecos de tus propios recuerdos, partes de ti que has dejado atrás pero que nunca te han abandonado.” Helena comprendió entonces que estaba viendo su propio pasado reflejado en las aguas mágicas del estanque. Cada sombra era una parte de su vida, momentos que había vivido y personas que había conocido.

Pasaron horas, o tal vez solo minutos, mientras Helena recorría este mundo de sombras y luces, recordando y redescubriendo partes de su vida que había olvidado. Finalmente, la mujer de la sombra la condujo de vuelta al borde del estanque. “Nunca olvides,” dijo la mujer, “que cada sombra lleva consigo un secreto, un eco de lo que fuimos y de lo que podemos ser.”

Al abrir los ojos, Helena se encontró nuevamente en el pasaje antiguo, el estanque a sus pies. Las sombras seguían allí, pero ahora las veía con una nueva claridad. Con una sonrisa, se alejó, sabiendo que siempre podría regresar a ese rincón mágico para encontrar los ecos de sus propios secretos, reflejados en las sombras paralelas del agua.