Emerald Waves

2.500,00 Impuestos no incluidos

Esta obra captura la esencia de la fluidez y el color a través del reflejo en el agua. Las ondas esmeralda crean un patrón hipnótico, donde los tonos verdes profundos se mezclan con toques de blanco, generando una composición abstracta llena de movimiento y vida. La imagen invita al espectador a sumergirse en su profundidad, a dejarse llevar por el ritmo de las ondulaciones y descubrir la belleza en lo efímero. Cada detalle es una celebración de la interacción entre luz y agua, transformando lo cotidiano en algo extraordinario.

Título de la obra
Emerald Waves
Edición Limitada
Si
Edición numerada
Si
Tirada
4
Certificado de autenticidad
Si
Técnica
Fotografía digital
Impresión
Directa sobre aluminio Dibond
Formato
Horizontal
Dimensiones
75 cm x 50 cm x 0,3 cm
Piezas
Una pieza
Soporte
Aluminio Dibond
Sujeción
Bastidor de aluminio
Año
2019
Empaquetado
En caja de cartón reforzada
Categoría:

El Río de los Secreto

Relato inspirado por la fotografía.

En un pequeño pueblo rodeado de montañas, había un río cuyas aguas eran conocidas por sus misteriosas propiedades. Se decía que en sus profundidades, los secretos de los habitantes del pueblo se reflejaban y se entrelazaban en un baile de luces y sombras. Este río, llamado Esmeralda, era un lugar de fascinación y temor para los lugareños.

Ana, una joven intrépida y curiosa, siempre había oído hablar de las leyendas del Río Esmeralda. Un día, decidió aventurarse a explorar sus aguas para descubrir la verdad detrás de las historias. Al llegar a la orilla, se quedó maravillada por el brillo hipnótico de las ondas verdes que se extendían ante sus ojos. Las ondulaciones formaban patrones que parecían susurrar secretos olvidados.

Armada con una linterna y un cuaderno, Ana se subió a una pequeña barca y se adentró en el río. A medida que avanzaba, las ondas esmeralda parecían reaccionar a su presencia, creando formas y figuras que cambiaban constantemente. De repente, una voz suave y melodiosa emergió de las profundidades.

“Bienvenida, Ana,” dijo la voz. “Soy el Guardián de los Secretos. Este río guarda las historias de todos aquellos que han vivido y soñado en este lugar. ¿Qué buscas?”

Sorprendida pero decidida, Ana respondió: “Quiero entender las historias que se ocultan aquí. Quiero conocer los secretos del Río Esmeralda.”

El Guardián, una figura etérea hecha de luz y agua, emergió lentamente y comenzó a guiarla a través del río. Le mostró visiones del pasado, momentos de alegría y tristeza, de amor y pérdida. Ana vio cómo las vidas de los habitantes del pueblo se entrelazaban con las aguas del río, cada onda contando una historia diferente.

Después de lo que parecieron horas, el Guardián la llevó de regreso a la orilla. “Recuerda, Ana,” dijo con una sonrisa, “los secretos del río son un reflejo de los corazones de quienes lo rodean. Cuida de ellos y aprende de sus historias.”

Ana volvió al pueblo con una nueva comprensión y un profundo respeto por el Río Esmeralda. Sabía que cada vez que mirara las ondas verdes, recordaría las historias y los secretos que había descubierto. Con su cuaderno lleno de notas y su corazón lleno de inspiración, se dispuso a compartir las maravillas del río con su comunidad, sabiendo que cada historia tenía un lugar especial en el flujo interminable del Río de los Secretos.