Aquatic City

2.500,00 Impuestos no incluidos

La fotografía es una obra que juega con la percepción y la abstracción. Se trata de un reflejo en el agua donde las ondas y el movimiento del agua distorsionan la imagen original. He capturado un momento en el que la calma y la fluidez del agua transforman una escena cotidiana en una pieza de arte abstracto.

Los colores predominantes son tonos verdes y grises, que sugieren la presencia de vegetación y cemento. La textura del agua crea un efecto de pinceladas en movimiento, similar a una pintura impresionista. Con esta pieza invito al espectador a detenerse y contemplar los detalles, perdiéndose en la ambigüedad de la imagen y disfrutando de la interacción entre la realidad y su representación distorsionada.

Título de la obra
Aquatic City
Edición Limitada
Si
Edición numerada
Si
Tirada
4
Certificado de autenticidad
Si
Técnica
Fotografía digital
Impresión
Directa sobre aluminio Dibond
Formato
Vertical
Dimensiones
50 cm x 75 cm x 0,3 cm
Piezas
Una pieza
Soporte
Aluminio Dibond
Sujeción
Bastidor de aluminio
Año
2019
Empaquetado
En caja de cartón reforzada
Categoría:

El Reflejo del Alma Urbana

Un relato inspirado por la fotografía

En una mañana tranquila, mientras paseaba por la orilla del río, Elena se detuvo a observar el reflejo de la ciudad en el agua. Había algo hipnótico en la forma en que las ondas suaves distorsionaban las líneas rectas de los edificios, transformando la rigidez del cemento en un ballet de formas fluidas.

Elena siempre había sentido que la ciudad tenía un corazón secreto, un ritmo oculto que solo podía percibirse en momentos de quietud. Al observar el reflejo, sintió que estaba viendo ese lado oculto, donde la vida urbana se mezclaba con la naturaleza en una danza armoniosa. Los tonos verdes de los árboles junto al río se mezclaban con los grises y blancos de los edificios, creando una paleta de colores que parecía sacada de un sueño.

A medida que el viento soplaba ligeramente, las ondas del agua cambiaban, y con ellas, la imagen del reflejo. Elena pensó en cómo cada persona en la ciudad llevaba consigo sus propias ondas, sus propias distorsiones de la realidad. En ese reflejo acuático, vio no solo la ciudad física, sino también las emociones y sueños de sus habitantes.

Decidida a capturar ese momento efímero, sacó su cámara y tomó una foto. Sabía que, aunque el reflejo cambiaría con cada instante, esa imagen capturaría para siempre la esencia de lo que había sentido: la unión entre lo urbano y lo natural, la armonía entre lo estructurado y lo caótico. En ese instante, Elena comprendió que la belleza de la ciudad no residía solo en sus edificios y calles, sino en la forma en que se reflejaba en el agua, mostrando su alma fluida y cambiante.