El Alamín: un viaje al pasado de un pueblo abandonado en las afueras de Madrid

Si alguna vez has sentido la curiosidad de explorar los rincones olvidados de la historia, quizás te interese conocer la historia de El Alamín, un pueblo abandonado situado a unos 30 kilómetros de Navalcarnero, en Madrid. Este lugar, que en su momento fue un hogar para más de 150 personas, ahora se encuentra en un estado de abandono y desolación, pero también de misterio y leyenda. Acompáñame en este viaje al pasado para descubrir qué sucedió en este enigmático lugar.

Historia de El Alamín

El Alamín fue creado en la década de 1950 por el marqués de Comillas con el objetivo de alojar a los trabajadores de su finca. El diseño del pueblo se asemejaba a los pueblos de colonización que surgieron en diferentes partes de España durante el franquismo. Contaba con una estructura cuadriculada, tres calles paralelas, dos perpendiculares y una plaza con una fuente en medio. Las casas eran modestas, algunas de una planta y otras de dos, todas con un pequeño patio trasero.

El declive y abandono

Con el tiempo, la finca perdió rentabilidad y los trabajadores empezaron a marcharse. Los últimos habitantes abandonaron el lugar a finales de los años noventa. Desde entonces, El Alamín ha estado sujeto al deterioro y al vandalismo. A pesar de estar rodeado por una valla y señales de propiedad privada, el lugar sigue atrayendo a exploradores urbanos y aficionados a lo paranormal.

El Alamín en el contexto de España

Es importante señalar que El Alamín no es un caso aislado. Según datos del INE, en España hay aproximadamente 3.000 pueblos abandonados. Galicia y Asturias son las comunidades autónomas con más núcleos de población en los que no vive nadie, sumando un 71% del total.

El atractivo del misterio

Uno de los aspectos más intrigantes de El Alamín es su atractivo para los amantes de lo paranormal. Aunque no hay evidencia científica que respalde las leyendas que circulan sobre el lugar, la desolación y el abandono crean un ambiente que muchos consideran idóneo para la exploración urbana y la búsqueda de fenómenos inexplicables.

Reflexiones finales

El Alamín es un testimonio silencioso de una época y una forma de vida que ya no existen. Aunque su estado actual es un recordatorio de lo efímero de las cosas, también nos invita a reflexionar sobre la importancia de preservar nuestro patrimonio histórico y cultural.

¿Te ha gustado el artículo?

Si este artículo te ha parecido interesante y enriquecedor, te invito a compartirlo con tus amigos y colegas.

Autor:

Autor de varios libros entre los que se encuentran títulos como "Mosaico de emociones ocultas", "Chefchauen. La ciudad azul de Marruecos" y "Descubriendo los molinos del Guadaíra", entre otros. Mi carrera en el mundo de la fotografía ha sido reconocida con varios premios destacados, incluyendo Menciones de Honor en los International Monochrome Awards y el codiciado Premio Bronce en los International Photography Awards Spain. Desde 2015, formo parte del prestigioso proyecto NThePhoto de Nikon, una distinción reservada para los cien mejores fotógrafos de España.